Clarita


Este restaurante es uno de tantos que se ha puesto de moda por una de las zonas más transitadas de Madrid, el barrio de Triball ( zona del Triángulo de Ballesta ). Es un sitio del que tenía buenas referencias pero que luego me decepcionó un poco. La cocina tiene un punto innovador que triunfa en algunos platos, pero el servicio no me gustó en absoluto. 

La decoración del local es muy bonita, es un sitio con encanto y con buen ambiente. La pega que le pondría es que las mesas están demasiado juntas unas de otras. En la siguiente imagen se puede ver la distancia desde la mesa en la que estoy haciendo la foto a la mesa de al lado. Las mesas grandes, las que se ven al fondo, son compartidas, la separación entre comensales son las macetas. A mí personalmente, no me parece muy cómodo cenar así.


Como detalle a su favor, te ponen sin pedirlo una botella de agua en la mesa (cortesía de la casa), y la presentación de los platos está muy conseguida. De entrante pedimos tartar de salmón con mostaza dulce que estaba muy bueno, lo recomiendo sin duda. Su precio, 14€.


De segundo plato elegimos lomo de buey con virutas de foie y vieiras a la gallega. El lomo de buey estaba correcto, en su punto, pero el sabor del foie no se apreciaba, su precio, 18€. Las vieiras estaban correctas, pero tampoco eran espectaculares, las he probado mucho más frescas. Su precio, 16€.
  


El postre estaba realmente delicioso, la tarta tatín nos encantó, estaba muy bien hecha (5,50 €).


En resumen, es un sitio que no está mal para comer o cenar, aunque resulta un poco caro. Una cena para dos personas con 1 entrante, 2 platos y 1 postre para compartir, con bebida y pan fueron 65 €. Si vas te recomendamos llevar algún cupón o descuento (El Tenedor, etc).

Como aspectos a mejorar, destacamos el acceso al servicio, hay que bajar unas escaleras super inclinadas (no apto para discapacitados) y el servicio, que en nuestro caso fue nefasto; la persona que nos atendió sin duda tenía un mal día, aunque puede que tú tengas más suerte y te atiendan fenomenal. 

Restaurante Clarita
Corredera Baja de San Pablo, 19