Ganges


La cocina india es un compendio de sabores y sensaciones que merece la pena probar. Por ese motivo fuimos a uno de los restaurantes hindúes más auténticos de Madrid, que lleva desde el año 1985 ofreciéndonos sus ricos y exóticos platos con los que nos descubren la esencia de esta cocina.




Para beber, probamos la cerveza Cobra, que es muy recomendable. Para picar nos pusieron Papad, que son unas tortas realizadas a base de harina de lentejas, un poco picantes.


Como entrantes, pedimos Samosas, que son empanadillas de verdura con pasas y especias; y Aloo Tikka, que son mini hamburguesas de queso rebozadas y especiadas. Para acompañar la comida, hay diferentes tipos de pan, pedimos un pan de ajo y otro de queso, que estaban esponjosos y sabrosos.


Como plato principal pedimos pollo y cordero. El plato de la izquierda es Pollo Shahi Korma, pollo al curry con picante medio con un sabor increíble. El plato de la derecha es Cordero Mughlai, sin picante y de sabor suave. Los dos platos estaban deliciosos.


Estos dos platos se suelen acompañar de una ración de arroz, de la que hay varios tipos, pedimos el arroz Bashmati al azafrán que es el más típico de la India.


Tras la comida, es típico coger un puñado de anises de diferentes tipos y meterlo en la boca, masticando esta mezcla. Ayuda a hacer la digestión y refresca la boca.


El maitre nos enseñó una terraza exterior donde tienen habilitada una carpa para cenar por las noches y hasta tomar una copa tras la cena, con un ambiente único. Como conclusión decir que no es un sitio económico, aunque la calidad de la comida está muy por encima de lo habitual. Uno de los mejores indios de Madrid, con un trato y servicio excelente. Recomendamos buscar algún descuento (tipo El Tenedor, Restalo o similar) o preguntar por el menú degustación que aparece en su página web.


C/ Bolivia, 11